José Alfredo Jiménez, en las venas de México

José Alfredo Jiménez, en las venas de México

Mariachis para serenatas en el DF

Su nombre completo era José Alfredo Jiménez Sandoval fue uno de los mayores exponentes del bolero y ranchero mexicano. Nació en Dolores Hidalgo, Guanajuato, el 19 de enero de 1926, es hijo de Agustín Jiménez Aguilar y Carmen Sandoval. Falleció el 23 de noviembre de 1973 víctima de cirrosis hepática

A los 11 años llegó a la Ciudad de México donde desde adolescente empezó a componer sus primeras canciones. Su madre abrió una pequeña tienda que no prosperó, por lo que José Alfredo tuvo que contribuir a la economía familiar y desempeñó múltiples oficios, entre ellos, el de camarero; fue además jugador de fútbol.

Participó en los equipos Oviedo y Marte de la primera división de fútbol mexicano, en la posición de portero, hasta llegó a coincidir como compañero de equipo con Antonio “La Tota” Carbajal. Más tarde, fue miembro de un grupo llamado “Los Rebeldes”.

Aunque sus canciones tenían referencias al campo mexicano, pocas veces lo visitaba e incluso nunca conoció el mar pero escribió una canción sobre él describiéndolo (El siete mares). El ejemplo más visible es el tema “El corrido del caballo blanco” donde frases como “ya se iba cayendo, que llevaba el hocico sangrando” y “dicen que cojeaba, pero siguió su aventura”, la escribió pensando en su automóvil Ford blanco que cuando se descomponía andando de juerga nocturna.

José Alfredo no tenía educación musical; según Miguel Aceves Mejía, que le apadrinó en sus primeras grabaciones profesionales (siendo también padrino de su boda religiosa con Paloma Gálvez), no sabía tocar ningún instrumento y ni siquiera conocía los términos “vals” ni “tonalidad”.

Sin embargo, se cree que compuso más de un millar de canciones; la mayoría de ellas, interpretadas por el Mariachi Vargas de Tecalitlán, tienen arreglos del maestro Rubén Fuentes, al que José Alfredo simplemente le silbaba la melodía.

Además de esas y las que él mismo grabó, muchas de sus canciones han sido interpretadas por otros cantantes mexicanos y del mundo hispano sobre todo los mariachis para serentas. Destacan los artistas Miguel Aceves Mejía, Javier Solís, Pedro Infante, Jorge Negrete, Vicente Fernández, Daniel Santos, Julio Iglesias, Lola Beltrán, Chavela Vargas, Luis Miguel, Rocío Dúrcal, Joaquín Sabina, Antonio Aguilar, Plácido Domingo, Lucha Villa, Juan Gabriel, entre muchos otros…

El legendario José Alfredo convivió en sus últimos años de vida con su entonces joven novia, la cantante mexicana Alicia Juárez, a quien conoció en 1966, cuando ella tan solo tenía 17 años y con la que se casó en 1970, siendo musa de muchas de sus canciones.

Las tequilas más caros

El tequila es un símbolo distintivo de la mexicanidad que se acentúa en cada trago escuchando a mariachis en cualquier lugar de la Cuidad de México. Por siglos, los habitantes del México prehis­pánico solían beber el jugo fermentado del agave con propósitos religiosos y curativos. Fue con la llegada de los espa­ñoles que el jugo fermentado se destiló.

Así fue como nació el tequila en el siglo XVIII. Desde ahí se han elaborado diversas producciones de tequillas, diferentes casas intentan hacer el mejor tequila y a continuación, te presento algunas de las marcas de tequila más caras del portal de Forbes:

Casa Dragones

Un tequila joven que com­bina un extra añejo enve­jecido durante cinco años en barricas nuevas de roble blanco americano tostado con tequila sin añejar. La mezcla se filtra entonces a través de un lecho de carbón para eliminar su color. El líquido transparente de 40 grados se pone en un frasco de cristal numerado individualmente y se firma a mano. La botella, premiada por su diseño, se fabrica con cristal de perfumería en la Ciudad de México.

Don Julio Real

Este tequila fuerte, bien definido y fiel a sus raíces, ha tenido éxito no solo en México, sino en muchas partes del mundo. Con un sabor refinado, cuidadosamente almacenado en barriles de roble americano durante un periodo de tres a cinco años, recomiendan tomarlo en una copa Riedel para disfrutarlo en todo su esplendor. Don Julio Real es uno de los tequilas de lujo más caros del mundo.

El Tesoro Reposado

Es 100% de agave y artesanal. Esto quiere decir que la familia Camarena cosecha su propio agave para su tequila, y que el sistema de tritura de la piña se realiza con una piedra llamada “tahonas”, que permite que el agave guarde su sabor y olor natural. La destiladora “La Alteña” tiene como norma de cultivo no utilizar productos químicos para acelerar el crecimiento y madura­ción del agave.

Rey Sol Añejo

Realizado con exquisitez por Casa San Matías, Rey Sol Añejo es envejecido durante seis años barricas de roble francés, que le aporta un sabor suave con aromas a fruta madura, como ciruela y manzana. Producido en el pueblo Ojo de Agua de Latillas, en Tepatitlán, Jalisco, Rey Sol Añejo utiliza un proceso de destilación de agua pura de ma­nantial que aporta una energía única y pureza en el sabor.

Envasado en una original y hermosa botella diseñada por el artista de renombre mundial Sergio Bustamante, es el complemento perfecto para comi­das finas con carnes rojas, así como para postre y café.

Herradura Doble Barrica

La famosa casa de tequila Herradura tiene en el Doble Barrica su bebida Premium. Cada botella es marcada en un proceso artesanal; y es llenada con un tequila 100% de agave azul tequilana Weber, reposado por 11 meses en barricas de roble blanco, lo que da como resultado un tequila suave, el cual se hace reposar por un mes adicional en una barrica nueva de roble blanco tostada.

El resultado: un tequila suave con aromas poco comunes, así como un sabor único con notas a agave cocido, frutas secas y especies.

José Cuervo Reserva de la Familia

Lanzado por primera vez en 1995 para celebrar el 200 aniversario de la destilería, José Cuervo Reserva de la Familia es elaborado según una receta familiar transmitida a lo largo de 10 gene­raciones. Envejecido durante un promedio de tres años, la mezcla final incluye tequila de las reservas de más de 30 años que combina sabores de ingredientes botánicos, agave, vainilla y coñac. Como corresponde a un tequila de esta calidad, el embalaje es igual de único.

1800 Colección

Si desea degustar este gran tequila, asegúrese que tiene 1,800 dólares para darse el lujo de comprarlo, uno de los más caros del mundo. El preciado aguardiente está envasado en un decantador de peltre diseñado por artistas latinoamericanos.

Esta exclusiva y selecta pieza de edición limitada conserva en su interior los más selectos agaves, así como la magia y el inigualable sabor del Tequila 1800, que dan como resultado un placer invaluable. La colección 1800 a través de los años se ha convertido en toda una tradición.

 

¿Te ha gustado el artículo?
[Total: 1 Average: 5]

About The Author

Mariachis

Contáctanos




WhatsApp Mándanos WhatsApp